I.A.T.A. Protocolo

Noveno día de cuarentena

Si hay algo que se logra ver y leer  - y que en algunos casos  se escucha de prefesionales médicos - en torno a todo lo relacionado con esta pandemia, es la incertidumbre.

La información, en general, transmite un nivel de confusión que nunca había visto. Me imagino que ésto produce la grieta por donde crecen todo tipo de fake news.

Todo es posible en relación a este fenómeno. Puede ser abordado de diferentes ángulos e interpretado a la luz de las diferentes disciplinas.
La ciencia, sobre todo las ciencias médicas, en las cuales me he formado, están mostrando los niveles de duda y cuidado que siempre deberían haber tenido. Ésto, lejos de ponerlas en un lugar de debilidad, las coloca a la cabeza de la posibilidad de dar respuesta a muchas inquietudes de un ser humano que parece estar naciendo en este siglo XXI.

Esta es la pandemia de las contadicciones y del desconcierto, también lo es de las conspiraciones y de las confusiones, adrede y espontáneamente surgen los temores más primitivos en forma de historias casi mitológicas.

Esta pandemia está mostrándonos, como en un espejo, como somos los humanos de este tiempo. Está mostrando las dificultades de orientación que tenemos en ésta nuestra razón recién nacida, que tiene que crecer y orientarnos, pero también nos muestra todo aquello que traemos de nuestros ancestros mas primitivos y que deberemos ir integrando en el camino de la evolución.

Como aquellos adolescentes sin experiencia, el hombre se ha lanzado a la conquista del mundo, utilizando una razón inmadura y negando y reprimiendo grotescamente una instintualidad de la que no podrá deshacerse sin destruirse.

Deberá integrarlas y aprender de ambas.



Comentarios

  1. Qué hermoso poder acompañar este día ventoso con tus textos. Qué lindo es leerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario