I.A.T.A. Protocolo

Quinto día de cuarentena

Crecen los casos en la mayoría de los países.

La epidemia "infectológica", un concepto que parece fuera de moda y cuasi bíblico, y que viene siendo menospreciado a nivel global, parece haber cobrado importancia en estos últimos días. A las enfermedades endémicas de diferentes países se le suma la nueva pandemia de Covid-19.

En la sociedad globalizada reparamos fundamentalmente en las enfermedades degenerativas y en las enfermedades mentales prevalentes: depresiones, ansiedades, crisis de pánico, adicciones, que "son infartos ocasionados no por la "negatividad" de lo otro inmunológico, sino por un exceso de "positividad" . "...El exceso de positividad se manifiesta, asimismo, como un exceso de estímulos, informaciones e impulsos. Modifica radicalmente la estructura y economía de la atención. Debido a esto, la percepción queda fragmentada y dispersa..." "...El exceso del aumento de rendimiento provoca "el infarto del alma..."Hoy en día, la sociedad incurre de manera progresiva en una constelación que se sustrae por completo del esquema de organización y resistencia inmunológicas. Se caracteriza por la desaparición de la otredad y la extrañeza. La otredad es la categoría fundamental de la inmunología. Cada reacción inmunológica es una reacción frente a la otredad." *
Pero las infecciones, bacterianas, víricas, parasitarias, no han sido desterradas, como fantástica y omnipotentemente podemos suponer. Los microorganismos con su capacidad de adaptación y mutación siguen su curso vital y tienen capacidad de infectar a un mundo de humanos que padecen de "epidemias" que nada tienen que ver con las infecciosas: a saber, hambre, desnutrición de pobres y ricos, malnutrición, obesidad, sedentarismo, hacinamiento, consumo de tóxicos en fin "infartos del alma".

Mientras tanto ante la disipación de la "otredad" quedamos  "diluidos" frente al otro, aceptamos lo diferente  pero no lo "otro", incorporamos por lo tanto partes de él, ya que el otro no nos produce reacción, ni admiración ni extrañeza. Supongo que de esta manera vamos uniformándonos, todos somos un poco todos. 

En estos tiempos de pandemia "infectológica" aparece súbitamente el otro como otro, pero peligroso, amenazante, enemigo.

El hombre deberá encontrar su lugar en el planeta y en la cultura y sentirse parte de la humanidad sin perderse a si mismo en el camino.


*- Byun Chul Han - La sociedad del cansancio



Cuarentena en Argentina

Comentarios